ALIMENTOS PARA COMBATIR EL MAL HUMOR Y LA DEPRESION

Publicado en por Hipatya

Hombre enojo

Nuestro agitado y exigente nivel de vida puede ocasionar que nos sintamos angustiados, estresados, fatigados o incluso melancólicos. ¿Sabe usted por medio de la alimentación es posible atenuar estos síntomas y evitar la depresión?

Conozca algunas dietas nutritivas que al mismo tiempo le ayudarán a mejorar su estado de ánimo.

 Efectivamente, existen alimentos que influyen en nuestra conducta, causan algunas reacciones alérgicas y modifican el nivel de glucosa (azúcar) en la sangre, lo cual puede afectar considerablemente el estado mental. Un ejemplo es el chocolate, que en pequeñas cantidades es formidable promotor del optimismo y felicidad, pero si se consume en exceso puede generar angustia, ya que este productos es rico en sustancias como cafeína, teobromina y otras que irritan el hipotálamo (región del cerebro que controla la función de las glándulas). Del mismo modo, se puede apreciar que la deficiencia de vitamina B6 (presente en alimentos ricos en azúcares refinados, aditivos y colorantes) a nivel del cerebro puede desencadenar conductas agresivas e hiperactividad.

 Se sabe, asimismo, que algunos casos de neurosis (conjunto de enfermedades que afectan al sistema nervioso) se relacionan estrechamente con la presencia de toxinas de origen animal que se forman en el colon, provocando en primera instancia problemas de estreñimiento que repercuten directamente en el intestino, el cual se ve obligado  a alterar su capacidad de autoprotección, de forma que las sustancias producidas por el colon tienen que moverse hacia otras partes del organismo, con repercusiones graves en el estado de ánimo de la persona afectada. De la misma manera, la carencia de ciertas vitaminas y minerales ocasiona diversos trastornos, por ejemplo, la falta de potasio provoca cansancio y confusión, si no consumimos magnesio estaremos apáticos y débiles, mientras que si carecemos de vitamina B12 podemos padecer una degeneración del sistema nervioso.

Asimismo, fatiga y depresión se presentan cuando no hay suficiente cantidad de niacina (vitamina B3), la cual ayuda a eliminar depósitos tóxicos del organismo.

  Una dieta para cada necesidad

 En caso de estar estresado, lo mejor es combinar una alimentación de carbohidratos complejos (los puedes obtener de macarrones, espagueti, pan, arroz, legumbres y papas) con vitaminas del complejo B (verduras de hoja verde, frutas frescas y cereales integrales), vitamina C (naranja, guayaba, toronja) y zinc, que se encuentra en hígado, carne roja, yema de huevo, productos lácteos y mariscos. Esta dieta, siempre con medida, le ayudará a prevenir infecciones provocadas por el debilitamiento del sistema inmunológico (aquel que nos defiende del ataque de bacterias y virus), reducirá la fatiga y ofrecerá efecto sedante que lo mantendrá tranquilo y relajado.

 Si está pasando por un periodo de melancolía y nostalgia, es recomendable consumir productos lácteos (leche, queso, yogurt) carne magra (sin grasa), huevos, aves, pescados y mariscos, vísceras, chícharos, frutas como melón y naranja, así como verduras frescas, como espárragos, brócoli, col y lentejas, cereales, pasta, papas, arroz, pan y dulces, como chocolate y miel. Todos estos alimentos contienen proteínas, vitamina B6 y carbohidratos, que nos ayudarán en primer lugar, a subir el ánimo, debido a un aminoácido llamado triptófano, que estimula la producción de serotonina (sustancia que se utiliza en el tratamiento de la depresión); la vitamina referida nos puede ayudar  a combatir la tristeza, en tanto que los carbohidratos producen sensación de bienestar.

 Por otro lado, si se encuentra en estado de ansiedad, lo mejor es que coma fruta fresca, especialmente naranjas y limones. También se sugiere  consumir vitaminas del complejo B, que se encuentran en carne, huevos, nueces y verduras de hoja verde, como espinacas y acelgas, además de bebidas lácteas dulces; todo esto puede reducir el efecto que produce la carencia de vitamina C y vitamina B6 (similar al estado de estrés).

Tomar un vaso con leche y azúcar ayuda, ya que contiene triptófano y carbohidratos simples, que calman la mente y brindan sueño relativamente efectivo.

 Si se siente falto de energía, será benéfico añadir a su régimen alimenticio carne roja, hígado, sardinas, mariscos, cacahuates, verduras de hojas verdes como brócoli, coles de Bruselas, espinacas, así como pastas, pan integral, pollo, pescado, productos lácteos y huevos, alimentos con los que obtendrá zinc y aumentará su energía, hierro, que le ayudará a prevenir anemia y carbohidratos para aumentar su sensación de bienestar. Sin embargo, tenga cuidado de no consumir carbohidratos refinados, presentes en galletas, caramelos y pasteles, ya que en vez de proporcionar energía causan fatiga.

 Si usted es de las personas con notables variaciones en su estado de ánimo, es decir, que por momentos se siente muy bien y repentinamente decae,tal vez requiera de alimentos que contengan carbohidratos complejos, como legumbres (frijoles y lentejas), cereales integrales y frutas, así como vitaminas del complejo B (papas, frutas frescas, cereales integrales, huevos, carne magra, hígado y aves).

 Por último, si está irritado y necesita calmarse, puede  comer cereales, leche, galletas y miel en el desayuno, y pasta, arroz, pan, legumbres y papas a lo largo del día, todos estos alimentos contienen carbohidratos, que aumentan los niveles de serotonina y logran efecto sedante en los nervios. Si también consume arroz integral, yema de huevo, pescado, frutas secas, plátanos, aves, vísceras, soya, cereales integrales, productos lácteos y levadura de cerveza, su cuerpo recibirá vitaminas del complejo B, con lo cual podrá elevar el ánimo y reducir la ansiedad.

 Así las cosas, una dieta balanceada nos ayudará a desintoxicar nuestra mente y nos dará la energía suficiente para impedir que la depresión y el estrés se apoderen de nuestra vida. Vacúnese hoy contra el mal humor, simplemente… coma bien. 

http://www.gobiernodecanarias.org/educacion/4/Medusa/GCMWEB/Code/Recursos/VisualizarPagina.aspx?contenido=Tiq17sF%2bslHIrdJjFnaBBFzsLPDEnljAWT%2ftmNhcih1rF9gld34Peg%3d%3d&IdRecurso=10997

                            Alimentacion-los-buenos-habitos.jpg

Algunos consejitos para reflexionar y estar bien: 

El día más bello, hoy 
La cosa más fácil, equivocarse 
El obstáculo más grande, el miedo 
El mayor error, abandonarse 
La raíz de todos los males, el egoísmo 
La distracción más bella, el trabajo 
La peor derrota, el desaliento 
Los mejores maestros, los niños 
La primera necesidad, comunicarse 
La mayor felicidad, ser útil a los demás 
El misterio más grande, la muerte 
El peor defecto, el mal humor 
El ser más peligroso, el mentiroso 
El sentimiento más ruin, el rencor 
El regalo más bello, el perdón 
Lo más imprescindible, el hogar 
La ruta más rápida, el camino correcto 
La sensación más grata, la paz interior 
El arma más eficaz, la sonrisa 
El mejor remedio, el optimismo 
La mayor satisfacción, el deber cumplido 
La fuerza más potente, la fe 
Los seres más necesitados, los padres 
Lo más hermoso de todo, el amor 

Así que trata de pensar en lo que vas a hacer o decir y no ponerte de mal humor, eso te arruina mas.Reflexiona!espero que les haya servido.

                         alimentos_sanos_2.jpg

 
Proteínas
 
                 

soya.jpg

El frijol soya contiene un promedio de 40% de proteínas, cantidad considerablemente más alta que en cualquier otra leguminosa (promedio 20 a 30%) o cereal (8 a 15%). Además, las proteínas de soya contienen todos los aminoácidos esenciales para el organismo humano.

Para determinar la calidad de proteínas, la proporción de aminoácidos esenciales es más importante que el contenido absoluto de cada aminoácido esencial. La proteína de soya se compara muy bien con el patrón de referencia de contenido de aminoácidos según la FAO, a excepción en los aminoácidos sulfurados.

El frijol soya tiene limitantes en aminoácidos sulfurados de cistina y metionina, pero contiene suficiente lisina para superar la deficiencia de lisina de los cereales. La proteína de soya es particularmente valiosa debido a que su composición de aminoácidos complementa la de los cereales. Por lo tanto, las combinaciones de cereales y soya tienen un valor nutricionalmente mejorado que cada uno de éstos por separado. Numerosos estudios de balance de nitrógeno demostraron que la proteína de soya, cuando es dado como la única fuente de proteína, es capaz de cubrir las necesidades de las y los adulta/os cuando es consumida a nivel proteínico recomendado (0.6 gramos / kilogramo de peso corporal / día).

 
Grasas
 

La grasa en la soya tiene una composición excelente. Más del 80% de los ácidos grasos en el frijol soya son no-saturados. Los ácidos grasos esenciales, el ácido linolénico y el ácido linoleico, que no son producidos por el cuerpo humano y que necesitan ser ingeridos en los alimentos, se encuentran en cantidades importantes en la grasa de soya. Además, el aceite de soya no contiene colesterol.

Para conservar una buena salud, los científicos están de acuerdo en que es necesario reducir el consumo de grasas saturadas en la dieta diaria y aumentar la proporción de grasas no-saturadas.

Las grasas saturadas, que se presentan en alimentos de origen animal (la mantequilla, la crema, las carnes grasosas de cerdo y de res, la leche de vaca integral y sus derivados) y en algunas grasas vegetales (la del coco y la palma), son el factor primario causante del aumento de los niveles de colesterol en el suero sanguíneo. Entre más colesterol hay en el torrente sanguíneo, mayores son las probabilidades de desarrollar enfermedades cardíacas.

 
Vitaminas y Minerales
 

Casi todas las vitaminas principales, excepto vitamina C y D están presentes en cantidades variables. Las vitaminas hidrosolubles: la tiamina, piridoxina y ácido fólico están presentes en proporciones mayores comparadas con las otras. Cantidades importantes de hierro, calcio y fósforo también se encuentran en el frijol soya. 

 

El frijol soya, libre de lactosa
 

Los carbohidratos de soya no contienen lactosa. Así, los productos de soya ofrecen una alternativa para las personas que son alérgicas a la leche de vaca. La leche de vaca contiene 5% de lactosa.

 
El frijol soya y los nutrientes antinutricionales-anticancerígenos
 

El frijol soya contiene algunos compuestos, como los inhibidores de proteasa y el ácido fítico, saponinas e isoflavonas que se han considerado tradicionalmente como antinutrientes.

La comunidad científica ha comenzado a apreciar la importancia de los compuestos dietéticos no nutritivos o las sustancias fitoquímicas en alimentos -como el frijol soya- que presentan concentraciones relativamente elevadas de varios compuestos con una actividad anticancerígena comprobada.

 
            Consulta siempre previamente a tu médico


Etiquetado en Salud

Comentar este post